Subscribe RSS
¿Volver a la realidad? fev 11

amanecer en el Morro

amanecer en el Morro

De vuelta en Buenos Aires. Desde el Morro, sus senderos sin automóviles, el suelo blando de arena o irregular de piedras, el horizonte. La diferencia produce un shock. Ruido, ambulancias, colas en el banco, colas en el super, gente desconocida, concreto, un clima loco que te hace pasar del sofoco asfixiante al paraguas, del paraguas a un viento lleno de tierra por la sequía que, dicen, hay en las provincias, del viento encajonado en las calles al saquito de lana. Sin embargo hay cierto placer en regresar, encerrarse en nuestro lugar, entrar en el anonimato de las innumerables ventanas de los incontables edificios que se alzan a nuestro alrededor, aunque mas no sea el de pensar que al cabo del año el Morro estará ahí para otras vacaciones.
Mientras tanto, están las plazas para compensar, esa islitas de verde. La costanera, los recitales de verano al aire libre, el cine.
Una cerveza en la vereda de un bar, el sonido de nuestra lengua.
Nuestros trabajos, familia, amigos de la ciudad. Esta historia compartida. La consabida queja acerca del clima, los políticos,
la inflación…ah…esa continua disconformidad… y la sensación de que la realidad nos abofetea después de las vacaciones en que quedamos como suspendidos en el encanto del Morro.
¿Cuál será la realidad más real? ¿Aquella o ésta? No he podido resolver esa sencilla cuestión. Algunos dicen que esa es la isla de Lost, bella y fuera del mundo (Paula que ha creado el grupo).

atardecer en la ciudad

atardecer en la ciudad

Yo a veces me pregunto si no será que las grandes ciudades como Buenos Aires, aún con todas sus maravillas culturales, arquitectura, espíritu, no son una fantasía de algún escritor de ciencia ficción de los 60 y que algún día nos despertaremos para entrar en una realidad más humana, comprensible y amable.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Leave a Reply