Subscribe RSS
Bahía amada, en la literatura de Jorge Amado out 28

Brasil es tan inmenso como profundo es Bahía. Al decir Bahía en esta ocasión, me refiero fundamentalmente a Salvador, su capital.

Capital de la negritud, de la cultura afrobrasilera, del sincretismo religioso, las fiestas populares, el capoeira, el candomblé. Basta con llegar y dar una vuelta para verlo y sentirlo, aunque no alcanza para comprenderla y amarla.

Si bien algunos tienen facilidad para el amor a primera vista, hay una manera muy placentera de ir internándose en Bahía desde antes de llegar e incluso aunque nunca se pueda viajar hasta allí.

¿Magia? ¿Viaje virtual con Google Earth? Nada de eso sino la forma más fácil, concreta, económica y tradicional de conocer el mundo más allá de nuestras fronteras: los libros de carne y hueso.

No cualquiera, sino los de grandes escritores como Jorge Amado, el amante por excelencia de Bahía, la cultura afro, las mujeres brasileras.

Amado (y me pregunto por la genealogía de ese apellido), escribió muchos. Les voy a recomendar algunas de sus novelas:

“Doña Flor y sus dos maridos”, que transcurre en el Pelourinho, carnavales mediante, donde el autor muestra a través de Flor y Vadinho, su perfecta comprensión del así llamado “amor-pasión”, (R Barthes necesitó todo un ensayo, “Fragmentos de un discurso amoroso”, imperdible por cierto), en tanto que por medio de Flor y el Farmacéutico, reivindica con ternura las bondades del “apacible amor”.

“Gabriela clavo y canela”, oloroso, perfumado, sabroso, colorido, apasionado y simplemente profundo como suele suceder con sus libros.

Y… “Teresa Batista cansada de guerra”, “La desaparición de la Santa”, etc. etc. etc. (redundancia necesaria para un escritor tan prolífero). Por último, me permito sugerirles uno que no es de ficción: “Bahía de todos los Santos”.

Itapoá, la playa de J. Amado

De esta manera, cuando lleguen a Salvador podrán vivir la encarnación de todas las imágenes producidas en su imaginación, y emocionarse frente a la placa que, en el Hotel Pelourinho, dice: “Aquí escribió Jorge Amado”.

Si por alguna mala fortuna no pueden ir a Bahía, ya no importará tanto. Habrán disfrutado de ella y sus gentes y será casi, casi, casi… (otra redundancia necesaria) como haber estado allí.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Leave a Reply